¿Cómo conservar la fruta de forma adecuada?

Uno de los principales problemas, tanto para consumidores como para vendedores, es cómo conservar la fruta fresca en buen estado. Más de una vez, al ir a por una pieza nos hemos encontrado con que tiene moho o ya no está en buen estado. Hoy os contamos cómo podemos evitarlo gracias a las bolsas para fruta de papel, especialmente pensadas para fruterías.

Formas de conservar la fruta

Más allá de los consejos que indican que debemos colocar las frutas y verduras en un lugar seco, desde la Sociedad Científica Española de Dietética y Nutrición (SEDYN) señalan que lo más seguro es quitar todo tipo de plásticos a la fruta para conservarla o transportarla. Esto es debido a la falta de respiración que produce este material al no permitir la ventilación. Siempre podemos hacer agujeros a la bolsa de plástico para evitarlo, pero ya no será tan práctico a la hora de llevarlo en un envase.

Un método aconsejable es almacenar fruta con papel seco como el papel de estraza, para que se mantenga limpia y seca. Por ejemplo, las uvas son unas de las frutas más delicadas, y lo mejor para conservarlas son las bolsas de papel. Tanto en nuestro negocio como después en el frigorífico. De esta manera, conservan la humedad sin estar húmedas como si ocurre por la capacidad antitranspirante del plástico.

Uvas fuera de su bolsa de papel

Por otra parte, los aguacates son otra de las frutas que agradece que lo tengamos en una bolsa de papel. De esta manera, se asegura su correcta maduración y que no se estropearán. Lo mismo ocurre con setas y champiñones.

Bolsas de papel en vez de papel de periódico

Y de seguro os sonará la recomendación de guardar los plátanos en papel. Concretamente, en papel de periódico. Sobre todo, cuando se trata de conservarlos en cámaras frigoríficas. Aunque esto no sea lo más recomendable, en ocasiones es inevitable. Y en esos momentos envolver los plátanos en papel de periódico puede ser una medida poco higiénica ni saludable si tenemos en cuenta la tinta del papel.

Plátanos sin papel

Otra de las formas de almacenar o incluso vender fruta es en cajas de plástico. Estas cajas agrícolas tienen la ventaja de permitir llevar muchas más verduras o piezas a la vez. Sin embargo, esto también se convierte en su principal desventaja ya que debido al peso, hay más posibilidades de que el género se magulle o estropee.

Motivos para tener bolsas de papel de frutería

Una de las principales razones por las cuales las bolsas de papel para fruta son una buena inversión, es la disminución de intoxicaciones alimentarias. El plástico acumula partículas de lo que toca y su reutilización puede derivar en estos problemas. Sin embargo, al utilizar bolsas de papel para fruta, evitamos el riesgo de cualquier reacción alérgica ante cualquier contaminación cruzada.

Fruta sin plásticos

Por otra parte, cuando llegamos a casa, una de las cosas que más nos suelen molestar, es abrir un envase o un paquete, y descubrir la gran cantidad de plásticos que se han usado para ello.  De hecho, cada vez son más los consumidores que buscan a la hora de comprar, minimizar el impacto del plástico y desde Greenpeace han lanzado campañas dirigidas a los supermercados para eliminar los plásticos de un solo uso. Y cabe decir que es una campaña con más de 25.000 firmas. Adoptar una postura ecológica y usar bolsas para fruta de papel, supondrá un lavado de imagen de cara a los clientes, quienes de seguro estarán contentos con el cambio.